La poderosa imagen de san Cristóbal y su oración

Frontal de san Cristóbal, atribuído al maestro de Soriguerola. MNAC, s. XIV. En las representaciones iconográficas más tempranas, el santo llevaba sobre sí a Cristo adulto.

La oración de san Cristóbal, prohibida en España, Italia y Portugal, es un texto habitual en los libros de horas del siglo XVI y en otros repertorios devotos. San Cristóbal es también un santo popular, cuyo culto está documentado desde aproximadamente el siglo XIII, al que se le atribuyeron diversas virtudes en el período moderno. La toponimia de varias ciudades en Europa y América, así como la pervivencia de algunas festividades en su honor atestiguan hoy en día su popularidad.

Probablemente, muchas de las cualidades protectoras del santo, difundidas desde la Edad Media, se deben al contenido final de las actas antiguas, en las que Dios concedía la gracia a todos aquellos que poseyeran sus reliquias, la protección de los lugares por donde sus restos pasarán o estuvieran, salvaguardándolos de las tormentas de granizo, de las plagas en los cultivos y de las malas cosechas1. Nombrar a san Cristóbal podía librar de los demonios, las enfermedades físicas y los deseos pecaminosos, así como de la ira, el fuego, el hambre y la muerte.

Otros elementos de su hagiografía se añaden posteriormente a la nómina de sus poderes. San Cristóbal es el protector del mal de ojo, reminiscencia del suceso de la flecha que cegó de un ojo a Decio, el emperador que lo condenó a muerte, y la subsecuente curación milagrosa gracias a la acción del santo. Es conocido también por ser el abogado de los peregrinos y los viajeros, y actualmente el santo patrono de los conductores.

La desconfianza de las autoridades católicas ante su culto y oración se debe a la creencia difundida desde la Edad Media, según la cual la sola observación de la imagen de san Cristóbal en una jornada podía librar al devoto de la muerte súbita o mala muerte; uno de los peligros del alma más temidos por impedir la confesión y la absolución final de los pecados. Por este motivo, la imagen del gigante portador de Cristo solía pintarse a gran escala en la entrada de capillas e iglesias. Este grabado del siglo XIV testimonia la creencia y el uso de la imagen para tales fines.

San Cristóbal de Buxheim. Fuente: Wikipedia. Xilografía del siglo XIV. Uno de los testimonios más tempranos del poder de la imagen (c. 1423), en el que se lee la inscripción en latín que garantiza que la observación del santo en una jornada protege de la mala muerte.

La oración no contiene propósitos explícitamente supersticiosos, excepto la mención del episodio de san Cristóbal transportando sobre sí el cuerpo de Jesús niño para ayudarlo a atravesar las aguas de un caudaloso río: un suceso incómodo para la Iglesia debido a la interpretación literal que se hacía del pasaje. Así se evidencia en un listado de oraciones prohibidas que circuló entre las inquisiciones locales en Italia, a finales del siglo XVI, en el que se ordena eliminar del texto las líneas que refieren al santo llevando a Cristo a sus espaldas: «Y no menos tu hijo precioso señor nuestro Iesu Christo quesiste sobre sus ombros truxiesse [San Cristóbal] concede propicio»2.

Si en sus orígenes la cualidad de portador de Cristo, otorgada a Cristóbal en el momento de la conversión, hacía referencia a difundir el mensaje de Dios y llevarlo en el sentido espiritual, la imagen de Cristóbal atravesando el río con el Mesías a cuestas se consolida gracias al relato de la vida del santo en la Leyenda Áurea. En esta última, el gigante lleva en sus hombros a una criatura desconocida, que en mitad del trayecto empieza a pesar como el plomo, poniendo en riesgo la vida de ambos. Al llegar a la otra orilla, el mártir conoce la identidad del niño, recibe el nombre de Christo ferens y la gracia para obrar milagros con su bastón.

 Pese a la aparente ortodoxia de la oración de san Cristóbal, las autoridades no cejaron en su intento de hacerla desaparecer por medio de la prohibición y la eliminación del texto, como se aprecia en este libro de horas de 1567.

La oración de san Cristóbal en latín tachada en las Horas de Nuestra Señora, Jorge Coci, 1516, f. 210r, Biblioteca Nacional de España.
  1. El texto griego (BHL 308w-311k): S Christophori martyris Acta graeca antiqua, en Analecta Bollandiana I, 1882: 121-148. El latino (BHL 1764, 1766) Passio Sancti Christophori martyris, en Analecta Bollandiana X, 1891: 394-405 y en el Acta Sanctorum, Jul. VI, De S. Christophoro Martyre. Passio, 1729: 146-149 []
  2. Orationi, le quali intiere e tutti si levano, en el Modo et regola di espurgare li vfficii, & altri libri di Orationi, Roma, Herederos de Antonio Blado,c. 1571 []

Marcela Londoño

Investigadora Marie Skłodowska-Curie en la Universitat Autònoma de Barcelona. Doctora en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada. Licenciada en Filología hispánica.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search