La oración de santa Margarita, protectora en el parto

Santa Margarita saliendo del vientre del dragón
Sufragios de un Libro de horas. Detalle de S. Margarita de Antioquía 47v-48r.s. xv. MSS/21551. BNE

 

Las oraciones prohibidas se utilizaban como recurso para proteger a hombres y mujeres de los males que han preocupado a los seres humanos desde el principio de los tiempos. Preservar la vida era sin duda una de las motivaciones más comunes en el uso de estas oraciones

El parto, un momento vital exclusivo del sexo femenino, es una preocupación reflejada en algunas de las oraciones del corpus, que cuentan entre sus virtudes asegurar la salud de la madre y la criatura. Podemos incluirlas, por tanto, en prácticas devotas exclusivas de las mujeres.1

La Oración de santa Margarita es el texto representativo para este propósito. Margarita, natural de Antioquía, padeció el martirio hacia el siglo IV, bajo el emperador Diocleciano. El Occidente cristiano conoció versiones tempranas de la Pasión de santa Margarita.2 En la Iglesia oriental, la santa fue venerada bajo el nombre de Marina. Aunque fue Margarita el nombre que prevaleció como protectora de las parturientas, todavía en una impresión del Flos sanctorum de 1615 se menciona: “El martirologio Romano dize, que una misma es Margarita y Marina, mas por venir en el Breviario reformado el de Margarita usaremos del, dexando el de Marina para los que tienen con ella devoción debaxo deste nombre”.3

El padre de Margarita, un sacerdote pagano, la entregó desde su nacimiento al cuidado de una nodriza que la educó en la fe cristiana. En algunas versiones, se menciona explícitamente que la conversión a la nueva religión le valió el rechazo de su padre, motivo por el cual Margarita se dedicó a guardar las ovejas de su nana. Olibrio, un prefecto romano, se enamora de la joven al observarla un día mientras pastoreaba el rebaño. Ante la negativa de Margarita de renunciar a su honor y abandonar la fe para entregarse al pagano, Olibrio la hace prender y someter a los más crueles castigos. El episodio fundamental, que da lugar a la representación iconográfica más popular de la santa, es el momento en el que el diablo, transfigurado en dragón, se presenta ante ella y la devora. La virgen consigue huir rasgando el vientre de la bestia con un crucifijo. En la Leyenda Áurea, la doncella no llega a ser engullida por el dragón, al que ahuyenta con la imagen de la cruz.

Liber passionis beatae Margaritae virginis, Biblioteca Riccardiana de Florencia, https://www.wdl.org/es/item/10648/view/1/1/

La asociación simbólica entre la salida de Margarita del vientre del dragón y el acto de dar a luz parece motivo evidente de la atribución de sus cualidades obstétricas. No obstante, esta virtud se encuentra explícita en las versiones medievales de la vida de la santa, anteriores o independientes de la obra de Vorágine, de las que se conocen varios manuscritos en anglosajón, provenzal, dialecto occitano auvernés o catalán.4

Antes de morir decapitada, Margarita pide al verdugo un momento para realizar sus últimas oraciones. La santa dirige una plegaria a Dios solicitando perdón y protección para todos aquellos que escribieran, leyeran o escucharan el relato de su vida. Asimismo, prometió que toda mujer cristiana que mirara el libro que contiene su hagiografía, haciendo el signo de la cruz, o que lo llevara consigo, pariría sin peligro; la criatura nacería sana y no sería sorda, lisiada, ciega ni trastornada.

E tota bona christiana
Que ma passio legira
o en escrih la portara,
quant sera prenh, deliuerara,
tal que l’efan nossia mutz
Ni sortz, ni cecs, ni mal cregutz. vv. 101-1075

 

Che la donna chi à nel parto penare,
E questa passione vorà aldire,
O sopra sè la vorà conservare,
Che tu la socorri in li suoi martiri,
Nen gli nasca criatura sidrata,
Nen di brutta nascenza fistulata.
Non sia malsano, nen disgratiatio,
Nen possa sopra sè macule havere,
Ma sia colla tua gratia presïatio,
E possia sempre far il tuo piacere,
Prestali mai non sia condennato
Da mala lingua nen per mal volere.
Dicendo lei questa sancta oratione,
Dirove in breve la sua passione. vv. 683-6966

Estas palabras dieron lugar a diferentes objetos devotos, tales como cintas o vidas de la santa en diminutos formatos, adecuados para uso portátil. Un maravilloso ejemplo es el que se encuentra en el llamado sachet accoucheur d’Aurillac (la bolsita para parir), una suerte de talismán para uso exclusivo en el momento del parto, que reúne una serie de elementos protectores, entre los que se encuentra el texto de la vida de la santa.7

Esta devoción motivó la inclusión de la oración dedicada a la santa en el índice romano de 1704: “Oratione di S. Margarita per le Donne di parto: O dolce Madre di Gesú vita”, así como la eliminación casi absoluta de la referencia a estos usos en las impresiones del Flos sanctorum posteriores al siglo XVI. En los índices españoles y portugueses no se registra esta oración, pero sí una desconocida Oración de santa Marina, por sí pequeña. Esta apostilla indica que la oración circulaba en formato independiente de tamaño reducido, es decir, ideal para llevarla en contacto con el cuerpo. Si durante un período los nombres de Marina y Margarita se utilizaron para una misma santa, quizás la desaparecida Oración de santa Marina hacía referencia también a la que utilizaban las parturientas.  

La popularidad del culto a santa Margarita se mantuvo, no obstante la censura. Así se menciona, por ejemplo, en un Traité des accouchements (tratado sobre los partos) de Pierre de Dionis, en 1718. El autor, en un tono que se aleja de las recriminaciones por superstición, aconseja al accoucheur (partero), aunque carezca de fe, no oponerse a los objetos ni a las creencias en los que las mujeres ponen la fe en el momento del parto: tales como  reliquias, relicarios o promesas8. Es necesario, según Dionis, “dejarlas hacer” y escucharlas sin rechistar: algunas prometen liberar a un prisionero; otras, mandar decir una novena o misa y otras piden que se les traiga el cinturón de santa Margarita.

Otras oraciones del corpus prohibido: Oración de san León papa, Oración de san Cipriano u Oración de la medida de Jesucristo cuentan entre sus virtudes la protección de las parturientas.

Estos objetos servían como complemento devoto desde la perspectiva de las usuarias –y supersticioso, desde la de los censores— para aliviar temores y liberarse de los peligros, en un momento vital femenino en el que la vida y la muerte danzan de manera más evidente.

  1. Aunque el riesgo de dar a luz parezca cada vez más remoto, varios países con condiciones económicas desfavorables siguen presentando altas cifras de mortalidad materna. Pese a un descenso del 38% entre 2000 y 2017, la ONU cuenta como uno de sus objetivos para 2030 reducir el índice de mortalidad materna global a un 70 por 100000 recién nacidos vivos. https://data.unicef.org/topic/maternal-health/maternal-mortality/ []
  2. Como la que se encuentra en el Ms. Lat. 5574 de la Bibliothèque Nationale de France, datada de comienzos del siglo X Consultable en Gallica. Una de las primeras versiones en verso octosílabo francés es la conocida Vie de Sainte Marguerite compuesta por Wace, a mediados del siglo XII. Esta última ha sido editada recientemente: Françoise Laurent, Françoise Hazel Marie Le Saux, Nathalie Bragantini-Maillard,  Vie de sainte Marguerite. Conception Nostre Dame. Vie de saint Nicolas, Honoré Champion, 2019. Hacia 1480, Bonino Mombrizio publicó la versión latina en su Sanctuarium seu Vitae Sanctorum []
  3. Flos sanctorum y  historia general de la vida y hechos de Iesu Christo por el maestro Alonso de Villegas, Sebastián de Cormellas, 1615: 187r-188r []
  4. Además del manuscrito citado, se conocen dos versiones anglosajonas del siglo XI: Life of Saint Margaret, Cotton Tiberius Aiii, ff. 77v-83r, British Library; Passi beate Margarete virginis et martiris, Ms. 303, ff. 99r-107r, Cambridge, Corpus Christi College. Ver también ver D.C. Skemer, «French Birthing Amulets and Kits» en Binding words. Textual amulets in the Middle Ages, (2006: 239-250). La vida de Santa Margarita versificada en francés tuvo una gran difusión en el período tardomedieval Cfr. E. Bozoky, Charmes et prières apotropaïques, (2003: 64-65 []
  5. Brunel, Clovis, Brunel Clovis. Une nouvelle vie de Sainte Marguerite en vers provençaux. In: Annales du Midi : revue archéologique, historique et philologique de la France méridionale, Tome 38, N°151-152, 1926. pp. 385-401; doi: https://doi.org/10.3406/anami.1926.8331 https://www.persee.fr/doc/anami_0003-4398_1926_num_38_151_8331 []
  6. Foligno C. An Italian Version of the Legend os St Margaret. From a Brera Manuscript en The Modern Language Review, Jan., 1911, vol. 6, No 1, página 65. En https://www.jstor.org/stable/3713254 []
  7. Una de las primeras y más completas descripciones de este objeto la hizo A. Aymar, « Le sachet accoucheur et ses mystères. Contribution à l’étude du folklore de la haute-Auvergne » dans Annales du Midi, 38, (1926) 273-347. Recientemente, el asunto ha sido retomado en J.P Boudet et J.P Descamps « Pouvoir des mots et brevets magiques », en Le pouvoir des mots au Moyen Âge : Études réunies, (2014: 388-408). Sobre la vida de Santa Margarita y otros recursos utilizados por las mujeres embarazadas en Italia Cfr. K.M. Tycz, « Material Prayers and Maternity in Early Modern Italy: Signed, Sealed, Devlivered », en Domestic Devotions in Early Modern Italy, (2019: 244-271 []
  8. Dionis, Pierre, Traité générale des accouchements, qui instruit de tout ce qu’il fau faire pour être habile accoucheur, París, 1718. Disponible Gallica []

Marcela Londoño

Investigadora Marie Skłodowska-Curie en la Universitat Autònoma de Barcelona. Doctora en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada. Licenciada en Filología hispánica.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Jimena Gamba dice:

    ¡Me encanta tu blog! ¡Interesantísimo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search